El estanque mágico


11 Aunque parezca el título de una película, de lo que voy a hablar es algo completamente diferente.

Se trata de los estanques, una bonita alternativa para adornar el jardín de una forma fantástica. Un buen ejemplo de ello es el jardín botánico de Hamburgo (en la primera imagen), donde sus impresionantes cascadas y estanques es una de sus mayores atracciones. Pero lo más bonito del estanque no es sólo el agua, sino la decoración que tengamos en sus alrededores.

Los senderos a las orillas permiten acercarse hasta los bordes sin peligro, incluso se pueden instalar piedras o pequeñas calzadas en mitad del mismo, siempre que la extensión del estanque lo permita. Como alternativa al paso en piedra, se pueden instalar puentes y pasarelas de madera (existen muchos tipos de decoración en el mercado), cuya instalación no suele ser muy complicada, a excepción de que el estanque sea muy grande.

Apoyado en los bordes, los pilares se pueden afianzar con unas fijaciones de grava, piedra, o cemento. Otro punto importante es la luz, sobre todo en horas nocturnas, el juego luminoso puede ofrecernos un buen espectáculo.

Junto con la luz, aparece el color, y existen muy diversos focos donde podemos combinarlos en los colores que deseemos, en forma de globos, focos y lámparas sumergibles. También es una opción los típicos farolillos japoneses.

Un buen consejo para este tipo de instalaciones es no mantenerlas iluminadas durante toda la noche, ya que, sobre todo si la luz es potente, dañará a las plantas que, como seres vivos, también necesitan oscuridad. Y si mezclamos la luz con los surtidores de agua, el resultado será sin duda impresionante. Más sobre la noticia: Interno Información Construcción de Estanques y elementos: Dinamic Fountains.