El huerto: Para obtener los mejores frutos sabrosos


11 Durante la época de recolección, muchos aficionados al huerto se encuentran repartiendo entre amigos y conocidos gran parte de la cosecha.

Frutas y bayas maduran casi al mismo tiempo, y según como de grande sea la cosecha y el número de personas que se pueden abastecer de ella. La solución para muchas veces por conseguir unas sencillas recetas que te permitan realizar unas traducciones y buenísimas conservas.

Las bayas dulces son exquisitas acabadas de coger del matorral, y también en confituras. Para que puedas cocinar, deberás haber recolectando la cantidad suficiente, y ello exige un poco de disciplina. Las frambuesas las deberás cortar por el pedúnculo, con los sépalos.

Ello hace más fácil su transporte y mantenimiento.

Las grosellas se cogen en racimos de estos pequeños arbustos. Los racimos puedes cortarlos fácilmente haciendo un poco de presión con las uñas. Para preparar la confitura, debes lavar las grosellas y separar las bayas de los racimos con un tenedor.

Para preparar las frambuesas, deberás quitarle los pedúnculos (pero no las laves para que no se pierdan parte de su sabor).

Recuerda que para elaborar una buena confitura, lo mejor es utilizar exclusivamente los frutos que presentan condiciones óptimas. Aquellas que no estén en estas condiciones se pueden reciclar en el compostador. Las confituras que no tienen ningún conservante las pueden guardar una semana en la nevera, en botes de vidrio esterilizados.

Si haces grandes cantidades puedes congelarla..