El mantillo


11 Siempre es bueno aprender cómo mejorar la calidad del suelo, para así poder tener plantas más bellas y garantizar su calidad.

Una de las formas posibles para hacer esto es a través del uso del mantillo, que es la materia orgánica que favorece la fertilidad del suelo y está repleta de nutrientes esenciales para los cultivos. Por un lado el mantillo enriquece el suelo, y además retiene el agua en la tierra.

De esta forma se evita el endurecimiento del suelo en especial en los meses de verano, mejorando la estructura de los suelos, principalmente en los arcillosos. Otros beneficios son moderar los cambios de temperatura, disminuir los daños de plagas y enfermedades y, en caso de cultivos para consumo alimenticio, mejorar su sabor. Los mantillos pueden ser hechos con tierra, para árboles y arbustos, fabricados con césped de prado, o sin ella, más adecuados para plantas en macetas y por lo general hechos con turba. La mejor época para su aplicación es al final de la primavera..