Eliminación de las malas hierbas


11 La extracción de malas hierbas es una tarea que permite ofrecer un mejor medio para el desarrollo de las especies cultivadas tanto en el jardín como en recipientes.

Esto se debe a que los vegetales perjudiciales compiten con las demás plantas por la luz, el agua, los nutrientes y el espacio. Asimismo, representan un medio de asentamiento para plagas y enfermedades, tanto como para insectos que eliminan a las primeras.

En un sentido más estético, otorgan un aspecto descuidado al espacio verde y menguan las cualidades más vistosas de los ejemplares sembrados. Las malas hierbas se depositan en la tierra o sustrato debido a la acción del viento que transporta sus semillas, los pájaros que las acarrean, la tierra de relleno que contiene simientes y la propia composición del terreno que las posee desde antaño. Pueden ser anuales o perennes. En el primer caso, nacen de semillas, se desarrollan durante unos meses, dispersan sus simientes y mueren.

Las especies anuales más conocidas son: colas de caballo, y jaramago.

En el caso de las hierbas perenne cómo: correhuela, juncia, grama y cañota, su extracción debe ser constante para evitar rebrotes y uso de herbicidas..