Emparrado


11 Se conoce como emparrado al cultivo de la vid sostenida por un soporte que eleva las ramas del suelo y facilita que el fruto se produzca en lo alto.

Por extensión se aplica a otros tipos de plantas trepadoras. El emparrado en jardinería es muy útil cuando deseamos crear una zona humbría y fresca.

Plantando a los pies de los pilares de una pérgola una parra, conseguiremos cubrir una amplia superficie con relativa rapidez. Desde el punto de vista del cultivo para consumo de la fruta, el emparrado presenta una serie de ventajas sobre el cultivo tradicional: se maximiza la exposición al sol de las hojas y el fruto tiene mejor ventilación, minimizando el riesgo del mildiu y el oidium.

En fincas extensas, el terreno es más fácil de mantener y se facilita la vendimia con máquinas. Es importante realizar el emparrado sobre soportes bien sujetos ya que este sistema de cultivo ofrece una gran resistencia al viento..