Endibia (o Endivia), cuidados en el cultivo (II)


11 En nuestro post anterior referente a las endibias, hacíamos referencia a que uno de los retos es conocer bien las técnicas de su cultivo y aquellos procedimientos necesarios para obtener las hojas blanquecinas.

Hoy nos dedicaremos a ahondar detalles. Como primera precisión cabe señalar que se diferencian dos fases bien distintas: formación de las raíces por un lado y forzado para consecución de folios blanquecinos.

En verano se sembrará la semilla en un suelo liviano, ligeramente abonado y aireado de modo que se puedan extraer las raicillas con facilidad. Inmediatamente a sembrar se debe regar y posteriormente deshierbar durante todo el proceso. Al legar el otoño se recolectarán las endibias, se arrancan las raíces y se colocarán en cajas o cajones con tierra suelta haciendo un riego por única vez y tapando luego con nylon oscuro. Hay que garantizar un ambiente de oscuridad y un mes después habrán brotes pequeños que podrán ir siendo cortados.

Cuidar del exceso de abonado, esta planta preferirá siempre un abonado a nivel foliar..