Entutora las flores frágiles


11 Utilizar tutores para que nuestras plantas no sufran daños, es una opción muy importante a tener en cuenta a la hora de cuidar nuestros jardines.

Para que no tengas que lamentar que, después de una lluvia, un viento fuerte, etc., aparecen plantas caídas o dobladas por encima de un camino o sobre los bordes del césped, proporcionales un soporte desde que comienzan a crecer. En primer lugar debes clavar algunas cañas de bambú en el suelo alrededor de la planta, o grupos de plantas, cerca de las hojas.

Ata una cuerda a una, pásala por el resto y anúdala. Luego añade cuerda para sujetar las plantas a medida que se hagan más altas.

Átala alrededor de las cañas, debajo de la parte superior del nuevo crecimiento.

El último tramo de cuerda quedará justo por debajo de la base de las espigas o cabezuelas florales. Durante la floración el tutor quedará en su mayor parte oculto por la vegetación.