Especies vivaces y perennes (I)


11 Las plantas vivaces y perennes son especies herbáceas que se caracterizan por vivir más de dos años.

Las primeras se marchitan en invierno, las segundas conservan sus tallos y hojas durante toda la época fría. Durante el período invernal, las especies vivaces experimentan la deshidratación de sus tallos y hojas, pero sus raíces permanecen latentes.

En el caso de las bulbosas, como el tulipán y el jacinto, el orégano subterráneo condensa el potencial vegetativo del ejemplar durante el período de reposo de la planta. Otras conservan una pequeña roseta durante el período de bajas temperaturas. Por su parte, las plantas perennes mantienen su aspecto durante todo el año.

La begonia, el crisantemo y el gladiolo son algunas de las especies que conservan tallos y hojas aun durante la época fría. Ambos tipos de vegetales se caracterizan por presentar raíces poco desarrolladas, por lo que precisan un riego más frecuente que las especies que se expanden subterráneamente y obtienen agua de zonas profundas.

La mayoría de las vivaces y perennes se cultivan por sus flores, durante el período de floración necesitan más agua que lo habitual..