Fabricar tu propio compost


11 El compostaje casero es un buen método para reciclar tú mismo gran parte de los residuos que se producen en casa.

Te permite además controlar el proceso para conseguir un compost de calidad puesto que es a tu elección los componentes y el método que se emplean en su elaboración.

Cuentas además con el ahorro que te supone no tener que comprarlo. El compostaje se basa en la descomposición de todos esos residuos por parte de unos microorganismos que los utilizan para alimentarse. Para ello necesitan además del alimento, agua, aire y temperatura adecuada.

Al montón de residuos echaremos la materia orgánica que deshechamos en la cocina que aportará el nitrógeno.

Además aprovecharemos las hojas secas y tallos leñosos que recojemos del jardín que proporcionarán carbono. Cuando tengamos un montón considerable de residuos deberemos removerlo para permitir la circulación de aire entre las diferentes capas. En climas templados conviene mantener el compost a la sombra debido que un exceso de sol aumenta la temperatura con el consiguiente desprendimiento de gases y malos olores, en zonas de lluvias abundantes conviene tener el montón a cubierto y sobre una base impermeable para que no se encharque. El proceso de compostaje consta de dos etapas: la descomposición, con temperaturas elevadas que dura entre uno y dos meses y la maduración, cuando ya baja la temperatura del proceso y que ocupa un par de meses más. .