Filodendro, cuidados


11 Si bien es una planta muy apta para quienes se inician en la jardinería, el Filodendro se merece algunos sencillos cuidados para optimizar su cultivo. Algunos problemitas son de fácil solución: si las hojas caen puede deberse a dos motivos, si esto ocurre estando amarillas, quiere decir que la planta ha tenido un riego excesivo.

En cambio, si no modificaron su color, podría ser debido al calor. Brotes escasos, con hojas sin vida y descoloridas están pidiendo a gritos algún abono.

Y si presentan quemaduras, por lo general es debido al ambiente seco o contacto de las hojas con los vidrios de alguna ventana, en ese caso y si es posible cambiar la ubicación. Un cuidado adicional es la limpieza de las hojas, que conviene realizar con agua y jabón, ocasionalmente. Y finalmente, recordar que es una planta que crecerá mejor en macetas no muy grandes, de forma que sus raíces estén un poco apretadas..