Flor de Pascua, cultivo (II)


11 Hoy nos dedicaremos a otros puntos importantes en el cultivo de la Flor de Pascua: el riego y la poda. La forma más indicada de regar esta especie es por abajo, es decir colocando la maceta en un plato con agua y dejarla unos quince minutos, luego retirar el agua sobrante.

Este proceso deberá repetirse dos veces por semana, y se puede aumentar la frecuencia en los días de calor. Pasado el período de la floración y cuando comienzan a caerse sus hojas, habrá que podar los tallos a unos 10 cm de la base, cuidando no tener contacto con la irritante savia que desprende la planta.

Una vez cortados, se puede recubrir el corte con cera de vela, para curar la herida del tallo. Luego hay que pasar la poda a una maceta de mayor tamaño, y si ponemos la planta en un ambiente más fresco y seco, no tardarán en crecer los nuevos brotes..