Frutales en espaldera


11 El cultivo de un frutal en espaldera consiste en formar el árbol durante su crecimiento sobre un soporte plano.

Para ello hay que ir podando las ramas que no interesen y guiar las que queramos mantener. Es una técnica muy apropiada cuando el jardín es pequeño y permite aprovechar el espacio junto a vallas o adosado a la edificación.

Además el efecto que produce es muy vistoso. La clave del éxito está en eliminar a tiempo la ramas que veamos que crecen en dirección equivocada. La poda se debe realizar en invierno, en cuanto las temperaturas comienzan a subir se pone en marcha el flujo de savia y la poda puede provocar que el árbol se "desangre". Dan buenos resultados en espaldera los cítricos, manzanos, perales, membrilleros, ciruelos y cerezos. .