Fumigar con seguridad


11 Para fumigar las plantas se suele emplear en muchas ocasiones productos de alta toxicidad.

Hay ciertas precauciones que debemos tomar para que evitar el daño que el contacto o inhalación de estos productos pueden causar, tanto a nosotros como a nuestro entorno. Hay que leer y seguir con exactitud las instrucciones de mezclado y uso del producto.

Al aplicarlo debemos utilizar ropa protectora incluyendo guantes y gafas de protección. Mientras se fumiga no se debe fumar ni beber.

Terminado el trabajo hay que lavarse concienzudamente. Debemos fumigar en días sin viento y preferentemente a primera hora de la mañana o al atardecer.

Si nos sobra producto debemos deshecharlo y limpiar el aplicador siguiendo las instrucciones que vienen con el producto y con el aparato. Los productos de fumigación y el aplicador que se utiliza para fumigar deben guardarse fuera del alcance de los niños.

No se deben almacenar los productos en envases que no sean el de origen con que se compraron. .