Guía de cuidados del rosal para principiantes (IV)


11 Para finalizar nuestra guía de cultivo del rosal hablaremos hoy de cómo mantener nuestras plantas sanas, previniendo y tratando las enfermedades.

Ante todo debemos poner atención a la hora de la compra para rechazar aquellos ejemplares que no tengan un aspecto saludable, además procuraremos asegurarles una ubicación donde el aire circule y donde esté expuesto al sol durante al menos seis horas al día. Al más mínimo síntoma que detectemos de enfermedad debemos actuar.

Eliminaremos las partes afectadas y si reconocemos el agente que lo produce aplicaremos el remedio específico. Si rociamos las hojas con algún producto lo haremos por ambas caras. Si no sabemos qué mal es el que sufre nuestro rosal, podemos acudir a un comercio especializado donde probablemente nos sepan orientar.

Al principio será costoso identificar muchas enfermedades, pero con el tiempo y la práctica llegaremos a reconocer bastantes de ellos a simple vista.

Como prevención es un buen método aplicar un triple acción desde el desarrollo de las hojas. Enfermedades y plagas que afectan habitualmente a los rosales: mancha negra, oidio, mildiu, virus del rosal, orugas masticadoras, pulgón. .