Importancia de la profundidad del suelo


11 En estos días comenzamos a ver algunas de las principales generalidades del suelo.

Hoy veremos otro aspecto del mismo, su profundidad.

La incidencia de este factor resulta fundamental para el desarrollo de las raíces, condición determinante del crecimiento de la parte aérea del ejemplar. Si una planta cuenta con solo 10cm para extenderse bajo tierra, puesto que una capa de roca la limita, su posibilidad de expresión exterior se reducirá. Cuando más disponibilidad de fondo posea la especie, más podrá crecer.

Una profundidad ideal puede comprender alrededor de 1,5 metros antes de alcanzar el suelo rocoso. Valores inferiores a los 80cm de fondo no se consideran profundos.

Este valor resulta crucial en el caso de los árboles frutales, puesto que el fruto es la expresión del máximo desarrollo de la planta, pero si esta tiene limitado el espacio para extender sus raíces, entonces será escasamente fructífera. En este sentido, la fertilizad depende, en gran parte, de la libertad de las raíces para desarrollarse, extenderse y crecer apropiadamente.

Cuando las condiciones no son ópticas, suelos no profundos, se puede incrementar el volumen del terreno incorporando entre 20 y 30 centímetros de tierra vegetal sobre la superficie preexistente. La tierra vegetal se trata de un sustrato de la superficie que proviene de los 30 centímetros del suelo, útil para resolver el problema de la profundidad, porque además posee materia orgánica (humus) y vital (presencia de microbios y nitrógeno) y es más grumosa que las capas inferiores..