Importancia del Ph en nuestro jardín (VII)


11 Hoy veremos la última opción que es la disminución o incremento del pH en el agua de riego.

En el caso de incorporar el sulfato de hierro al agua de riego, añadir 3 gramos por cada litro de líquido y utilizar para regar mensualmente el pie de las flores, árboles o arbustos. A los siete días, se riega con 3 gramos de quelatos de hierro disueltos en un litro de agua para completar el tratamiento.

De esta manera, se logra liberar el hierro, el manganeso y el cobre por disminución del pH. Los elementos restantes deben proveerse mediante la fertilización con abonos convencionales ricos en nitrógeno, fósforos y potasio, y abonos acidificantes como sulfato amónico, nitrato amónico y fosfato amónico, entre otros. Para mantener o bajar el pH del sustrato empleado en macetas, jardineras y demás soportes, se opera sobre el agua de riego. En el primer caso, es necesario regar la especie con agua de lluvia, pero en el segundo, se utiliza agua de red acidificada para transformar la composición del sustrato..