Importancia del suelo para el cultivo de tus arbustos


11 Tanto árboles como arbustos son los componentes fundamentales que conforman la estructura del jardín.

Con los primeros logramos darle un límite superior o techo al terreno, que a su vez, nos proporciona sombra, protección contra vientos y privacidad.

Con los segundos logramos crear diferentes rincones, sectorizar o separar distintas partes de un jardín. Además nos permiten embellecer las vistas desde el interior de la casa, aportando texturas y perfumes a lo largo del año. En balcones y terrazas los arbustos dan sensación de profundidad, alegran con su colorido y ofrecen un aire natural al entorno.

Por estas razones, es importante que le proporcionemos el cuidado adecuado. En suelos pobres en nutrientes es importante abonar, tarea que muchas veces no tenemos en cuenta.

Una vez al año se deben aportar dos kilos de abono orgánico alrededor de los troncos, pero sin pegarlo a éstos, y luego mezclarlo suficientemente para no dañar las raíces. Cuando nuestro jardín tiene una gran cantidad de arbustos, debemos diferenciar la fertilización para aquéllos que son ornamentales por sus hojas, de los que no lo son por su floración. Para los primeros, convienen los abonos que tengan en su composición mayor proporción de nitrógeno, mientras que para los que se destacan por sus flores, son muy importantes los abonos ricos en potasio.

A fines de la primavera, cuando la planta ha crecido por la fertilización con nitrógeno, conviene agregarle un fertilizante rico en potasio para estimular su floración. En conclusión, debemos aplicar un abono rico en nitrógeno para el crecimiento y desarrollo foliar, y luego otro rico en fósforo y potasio para lograr una floración exitosa..