Jardín rodeado de muros


11 Es bastante común, sobre todo en espacios urbanos, que el jardín se encuentre delimitado por muros.

Para evitar su aspecto poco natural y la sensación de claustrofobia que pueden producir hay bastantes posibilidades. La más elemental y apropiada para un espacio ajardinado sería recubrirlos con plantas trepadoras.

Se pueden hacer fantásticas combinaciones pintando la tapia de un color y hacer subir por ella una trepadora de un color que contraste. El efecto variará mucho según el material con el que esté construida la pared. Una pared de ladrillos de terracota hará que el ambiente resulte más cálido, pero un muro pintado de blanco o amarillo resultará más luminoso y menos monótono. En los muros se puede colocar una colección de macetas o jardineras con plantas colgantes.

También se pueden decorar con piezas de barro u otro tipo de artesanías..