Jardinería, una práctica muy saludable


11 Bien sabido es que las labores del jardín suponen una terapia relajante muy apropiada para reducir el estrés y la ansiedad.

Cuidar jardines es uno de los trabajos que se asignan a pacientes con problemas de droga en centros de rehabilitación y a personas con discapacidades físicas o psiquicas. Cuidar un trocito de tierra en el jardín o unas macetas en la terraza de casa puede ser mucho más que un entretenimiento.

Unos minutos de esparcimiento para despejar nuestra mente de los avatares diarios y realizar un poco de ejercicio es una práctica que nos puede aportar grandes beneficios. Trabajar en el jardín ayuda a aumentar la flexibilidad y mantener nuestras articulaciones. Como cualquier otro ejercicio hay que realizarlo con moderación, evitando los sobreesfuerzos.

Conviene equiparse con herramientas adecuadas y medir nuestras posibilidades. No olvidemos que al ser una actividad que se realiza al exterior, estamos expuestos a la radiación solar.

Debemos proteger nuestra piel y nuestra cabeza para no sufrir daños por insolación. Las mejores horas para las labores son la mañana temprano o al atardecer. .