Jardinería y salud cómo evitar el dolor de espalda


11 Jardinería y salud: cómo evitar el dolor de espalda.

Si estás convencido de que padecer dolor de espalda es algo así como "el precio" que pagamos los aficionados a la jardinería por practicar nuestro hobby, debo corregir de inmediato esa errónea apreciación. Por una parte es cierto que el cambio de estaciones siempre nos pone en el compromiso de trabajar especialmente en términos de limpieza y organización.

Ambas actividades requieren esfuerzo físico: se debe rastrillar, hay necesidad de limpieza, macetas y tiestos deben ser vaciados y guardados, hay que desplazar bolsas de fertilizante y otros productos... y todo requiere esfuerzo físico. Lo cierto es que no se necesita mucho movimiento para sentir el dolor, pero haciendo estos movimientos en posturas y desplazamientos correctos las posibilidades de minimizar impacto son muy interesantes.

Mantener espalda derecha y flexionar rodillas antes que la columna son dos reglas sencillas que cambian y mucho el matiz de las cosas. Por ejemplo, cuando se trata de trasladar una carretilla de jardín llena de tierra u otro contenido; y es el momento de volcar hacia fuera, practicar una flexión de la cadera y las rodillas sin forzar la columna vertebral es lo ideal.

Al doblar de las caderas, tienes la ventaja de usar los músculos más  fuertes para levantar la carga. En comparación a los músculos de la espalda que son mucho más débiles y las estructuras de la columna que son más vulnerables a la tensión y a las lesiones, es mucho mejor practicar estas posturas saludables concentrando la fuerza en muslos y caderas. Practicar estiramientos y hacer algo de calentamiento antes de trabajar también es una muy buena medida que reduce el riesgo de lesiones..