Jardines en pendiente


11 El pincipal incoveniente de los jardines con pendiente es que sufren especialmente la erosión del agua de lluvia o de riego que se desliza por su suelo. Para reducir el efecto del agua al correr por la pendiente es retener la tierra plantando especies tapizantes con un fuerte sistema raticular: hiedra, aliso, tomillo, vinca, etc.

También sirve para este fecto algunos tipos de césped resitentes: grama, bermuda. Otra posibilidad es hacer terrazas y salvar la pendiente mediante desniveles.

Esta es una opción acertada cuando disponemos de una gran superficie pero si el espacio es pequeño puede resultar más apropiado modelar el terreno con una rocalla revestida con especies apropiadas: arbustos enanos, tapizantes y vivaces. Más sobre la noticia: interno .