Jardines famosos (II): Versailles


11 La fama de estos jardines es amplia y bien merecida: presentan ciertas singularidades que les son bien características.

Seguramente tú podrías distinguir un jardín francés con solo verlo, pues estos elementos a lo largo de la historia, les han hecho famosos. Por ejemplo, Versailles es como un monumento viviente a la geometría, son muy evidentes su planeamiento y diseño cuidadosamente estudiados.

Existe incluso una clara imposición de la perspectiva, ala que se suma el uso del agua con "arte" y la poda de arbustos con formas singulares. A esta impronta, se agrega la presencia de estanques, canales, fuentes y estatuas que son sin duda objetos de referencia esmeradamente colocados en el marco de esta verdadera organización vegetal. En especial, vale mencionar las fuentes de agua que no hacen sino destacar aún más la belleza del conjunto. Dicen las crónicas históricas que el Rey Luis XIV, veía desde su trono a la ciudad de París y lamentaba su bullicio y ruido constantes, adviertiendo que su crecimiento era casi tan desporlijo como irrefrenable.

Concibió en su mente la idea de estos jardines rodeando su palacio, siendo su deseo que fueran un remanso de Paz y belleza.

Podría decirso, sin lugar a duda... que su deseo se cumplió..