La escuela neozelandesa de Glendowie, todo un ejemplo en agricultura ecológica


11 Son niños de la escuela elemental de Glendowie (Nueva Zelanda) que participaron en un proyecto muy simple: la limpieza durante el invierno de la parte trasera de su escuela.

Poco a poco esto se fue convirtiendo en toda una labor que los motivó a crear su propio huerto, sacrificando tiempo fuera de clase e incluso parte de las horas del almuerzo. Cuando consiguieron los primeros frutos los vendieron y utilizaron el dinero recaudado para darle un aspecto mejor al lugar mediante adoquines que hicieran más llevaderas las visitas.

Recientemente la escuela fue galardonada con el premio al mérito al colegio más verde y ecológico "Forest and Bird's". Al principio todo fue muy duro, tuvieron que quitar muchas malas hierbas y adecentar la zona, además de trabajar el terreno, pero todo fue llevado con gran entusiasmo y pasión por parte de los más pequeños, que se vio recompensada al ver cómo sus plantas iban creciendo y les iban dando frutos. Es curioso como a veces lo más simple puede "enganchar" a los más pequeños por el cuidado de la naturaleza y el aprendizaje vital en un medio natural, mucho más que grandes campañas o actos públicos. Alcance de la noticia: Nueva Zelanda Referencias: Treehugger (en inglés).