La flor de la pasión


11 La flor de la pasión o ?pasionaria? es un arbusto sarmentoso y trepador, originario del Brasil y del Perú.

Su nombre científico es Passiflora caerulea.

En cuanto a su descripción, las hojas son alternas, persistentes y pecioladas; de estas surgen unos zarcillos que le permiten a la planta trepar. El color de las flores puede oscilar entre celeste azulado y púrpura claro; se expresan en verano y otoño, épocas en que ofrecen una exquisita fragancia. Los frutos resultan ovados y naranjas (la variedad edulis es comestible).

Para que se desarrolle en altura, la flor de la pasión precisa un sostén del que aferrarse (muro, baranda, verja, arco). Para asegurar su estabilidad se deben sujetar las primeras ramas.

Necesita mucha luz y los ejemplares adultos toleran bien el frío. Puede crecer en interiores si recibe suficiente iluminación y al resguardo de la calefacción de invierno.

El mejor suelo para la flor de la pasión es el que presenta abono con moderación y buenas condiciones de humedad. El riego tiene que ser frecuente durante la floración pero moderado en época invernal.

Requiere poda tras la caída de las últimas flores, reservando solo tres yemas en los tallos que hayan florecido. Se multiplica pos semillas o esquejes.

Las plagas que suelen atacarla son la cochinillas, pulgones y ácaros.

El exceso de humedad amarillean las hojas..