La función del seto en nuestro jardín (II)


11 Hace algunos días hablamos sobre las características del seto y sus funciones en el jardín.

Hoy seguiremos hablando acerca de ello ya que queda mucho por ver.

Son multitud las especies aptas para formas seto, desde la pequeña lavándula, que proporciona aroma y una agradable coloración, hasta especies arbóreas como el ciprés o el abeto. Lo importante es que sean de crecimiento relativamente rápido, para no tener que esperar años hasta que comienza a elevarse la pantalla vegetal, y que soporten bien las podas por si es necesario conducirlos o darlas una determinada forma y en particular para limitar su crecimiento una vez alcanzada la altura deseada. Es cuanto a la forma, hay dos tipos fundamentales, el geométrico, típico del jardín francés o italiano y el irregular, que encuentran sus mejores representaciones en los jardines ingleses y japoneses. Por obvio que suene, no debe dejarse de mencionar que el estilo elegido debe ir acorde al resto del jardín y a las construcciones que englobe. Para obtener buenos resultados hay que escoger plantas fuertes y preparar bien el terreno para que su desarrollo sea óptimo.

Se ahorrarán así, tareas trabajosas, así como defectos que luego no podrán corregirse fácilmente.

Es cuanto a las especies vegetales aptas para formar setos podemos citar, arces, carpes, hayas, acebos, adelfas, brezos, tojos, ect..