La importancia del abono en el cuidado de nuestras plantas


11 Cuando utilizamos abono líquido, lo diluimos en el agua de riego, mientras que cuando utilizamos abono sólido hay que regar a continuación para facilitar la absorción de los nutrientes de la planta.

Lo que si haremos siempre es continuar con el regado normal de la planta porque el agua es el elemento más importante que la planta necesita. Las necesidades de riego son las mismas para un abono u otro, el tiempo de riego vendrá determinado por el tipo de planta y los agentes meteorológicos, entre otros.

Las plantas no solo viven del agua, necesitan tener siempre un adecuado suministro de nutrientes. Por lo tanto, es imprescindible abonar nuestras plantas para que crezcan de forma vigorosa.

Algunos de los síntomas pueden ser: hojas descoloridas o pálidas, escaso desarrollo de la planta o si observamos que la planta no crece y está poco tupida o densa.

Puede ocurrir también que se reduzca la floración o que no llegue a producir. Los síntomas de deficiencia de abono varían según el nutriente deficitario y según la planta.

Es por ello, que las plantas necesitan abono para favorecer su crecimiento, potenciar el color de sus hojas, garantizar una abundante floración o incluso conferir resistencia frente a las condiciones externas.

.