La importancia del pH en nuestro jardín (V)


11 Continuamos hablando sobre la importancia del pH, para el cultivo y la selección de las plantas en los diferentes suelos.

Si se desea cultivar ejemplares que requieran de otras condiciones diferentes a las que nos hemos referidos anteriormente, resultará necesario alterar la composición del suelo mediante tres posibles acciones: ? Aporte de nutrientes ? Disminución o incremento del pH ? Disminución o incremento del pH del agua de riego. Con el aporte de los nutrientes generalmente vemos que, cuando las hojas nuevas de la planta exteriorizan alteraciones (como el amarilleo) se tiende a asociar esta manifestación con la carencia de micronutrientes disueltos (hierro, cobre, zinc, manganeso, boro, molibdeno), pero se el problema incluye a los ejemplares viejos, se presume que la deficiencia es de macronutrientes solubles (nitrógeno, fósforos, potasio, magnesio y calcio). La mejor forma de corregir dicho problema es adicionar al suelo un tipo de fertilizantes denominado ?quelato?, Este producto se caracteriza por contener minerales que presentan una estructura química que permite su fácil absorción a través de las raíces independientemente de la composición del sustrato o del agua. Los micronutrientes solubles se pueden aplicar externamente a través del abono foliar (pulverización sobre hojas), técnica que posibilita un mínimo aporte, pero suficiente, para paliar la carencia.

Sin embargo, en caso de deficiencia de macronutrientes solubles, este método resulta escaso porque la planta necesita grandes cantidades que solo puede absorber de manera adecuada por sus raíces.  .