La importancia del Ph en nuestro jardín (VI)


11 El otro día estuvimos hablando del aporte de los nutrientes para apaliar ciertas insuficiencias del suelo.

Con respecto a la disminución o incremento del pH, vemos que esta opción consiste en liberar, por ejemplo, el hierro atrapado en el terreno e imposible de ser absorbido por la planta, mediante la reducción del pH del suelo, esto es, el incremento de su nivel de acidez. Para este fin se puede agregar turba rubia en una proporción de 1 kilo por cada metro cuadrado de superficie, mezclando ambas materias en forma homogénea en los primeros 25 cm.

de profundidad, o en partes iguales de turba y tierra en el caso de las macetas o jardineras. Esta técnica se recomienda solo para iniciar la plantación, puesto que si se altera el suelo de un ejemplar ya plantado es posible romper sus raíces y perjudicarlo más que lo que se pretende resolver. El sulfato de hierro es otro componente que puede agregarse para resolver el mismo inconveniente en el caso del suelo del jardín porque incrementa el nivel de acidez y provee de hierro soluble de fácil absorción. Se trata de un producto económico que se ofrece comercialmente en forma de gránulos de color marrón o de partículas finas verde claro. También se conocen como ?quelatos de hierro?.

Esta última presentación se puede disolver en el agua o espolvorear directamente sobre la superficie del terreno..