La lavanda: Ideal para aromatizar ambientes y proteger la ropa de las polillas


11 La lavanda o lavandula stoechas es una herbácea perenne originaria de la región mediterránea.

Es una planta muy ramificada, cuyas ramas están cubiertas por una pubescencia gris.

Las hojas son lineales de color verde. Sus hojas de color púrpura azulado, están dispuestas en inflorescencias con forma de espiga. Es una planta muy aromática y se reproduce por esquejes a principios del otoño.

En relación al clima, la lavanda prefiere los climas que son secos, aunque tolera muy bien las heladas y los ambientes salinos. Para su cultivo esta planta exige suelos ligeros, areno-arcillosos, secos, con buen contenido de materia orgánica y muy buen drenaje.

Se la suele utilizar en canteros y borduras. También es una especie empleada en perfumería, con sus inflorescencias se hacen atados para aromatizar ambientes y proteger la ropa de las polillas. Para garantizar una mejor y larga floración, lo ideal es ir cortando las ramas ya florecidas, despuntarlas suavemente para conservar la forma compacta de la planta, y que no se vaya pelando desde abajo.

Son bastante rústicas al ataque de las plagas y enfermedades, pero deben cuidarse del exceso de humedad y la falta de sol..