La Rosa de Jericó: Muy utilizada en arbolado urbano


11 La rosa de Jericó es originaria de China.

Este arbusto o pequeño árbol muy ramificado, de 1,5 a 4cm de altura posee flores simples o dobles, de 10 a 12cm de diámetro, dispuestas en axilas de las hojas superiores.

Sus flores son de color blanco y tienen una hermosa particularidad. La flor de la rosa de Jericó va virando de color, a un rosa cada vez más intenso a medida que pasan los días. El fruto es una cápsula globosa con numerosas semillas marrón oscuro.

Se reproduce por semillas, acodos o estacas.

Florece desde fines del verano hasta el otoño. Crece muy bien en zonas tropicales o subtropicales, por lo que suele ser muy poco resistente a las heladas. Se desarrolla mejor a pleno sol, pero soporta la media sombra.

Para su cultivo requiere de un suelo húmedo y bien drenado.

Se la utiliza mucho como individuo aislado o en grupos. A pesar de tener un gran atractivo, es una especie poco utilizada en jardines. Soporta muy bien la poda invernal.

En épocas de calor, el riego debe ser abundante, ya que de lo contrario pueden observarse efectos como desfoliación u hojas marchitas.

Es afectada por pulgones, arañuela y mosca blanca con frecuencia..