La siembra en semilleros


11 La reproducción sexual de las plantas da como resultado la aparición de las semillas, que el jardinero o tú pueden utilizar para obtener nuevas plantas.

Es importante adquirirlas en un establecimiento de calidad que garantice el perfecto estado de la semilla. De lo contrario, podría suceder que después de realizar todas las labores necesarias, el resultado se malograra, obligando a realizar plantaciones de emergencia.

Además, hay que seguir el calendario marcado, pues así podrá calcularse bien el momento en que la parcela quedará cubierta de vegetación o florecerá. De esta manera, podemos tener antes en el mismo lugar (por ejemplo, en maceta o plantadas superficialmente) especies de temporada. Al marchitarse éstas, las plantitas del semillero podrán transportarse a la localización definitiva. También puede obtener uno sus propias semillas recolectándose al madurar.

Este método es apropiado, además, para reproducir plantas silvestres si lo que se quiere es tener un jardín formado completamente por especies propias de la zona. Pueden esperarse a que comiencen a caer el suelo, o bien, para evitar que las arrastre el viento, se coloca una bolsa alrededor del fruto o la flore seca y se recogen.

Después, se guardan en un lugar seco y fresco en espera de que llegue la temporada adecuada para separando las más vigorosas, que se llevan a recipientes individuales, donde podrán crecer hasta el momento del transplante al emplazamiento definitivo..