La Sociedad de Jardineros Diseñadores declara que el concepto de jardín está en peligro


11 La "Society of garden designers" dio una conferencia de prensa donde destacó el controvertido papel de algunos diseños de jardines que se salen de las normas establecidas y, sin embargo, reciben infinidad de premios y son reconocidos a nivel mundial. Ejemplo de ello podría ser el de Vladimir Sitta, que huye del espacio habitual (un jardín como un lugar relajante y tranquilo) y sus diseños rompen las armonías preestablecidad y se enfrentan sin cortapisa alguna con los diseñadores clásicos. Tal vez, como apunta la propia Sociedad, la culpa de buena parte de algunos de los diseños más extrovertidos sea el propio emplazamiento urbano, donde las zonas urbanas "de escape" (rincones, espacios marginales y pobres estéticamente) han de servir muchas veces como lugar de emplazamiento de jardines. El cada vez más creciente destino de las zonas de jardines como lugar de plantación de especies vegetales comestibles es otro punto a tener en cuenta, sobre todo en ciertos lugares urbanos de Inglaterra.

No obstante, personalmente opino que eso se lleva haciendo desde tiempos inmemoriales, y nadie ha puesto el grito en el cielo, ni tiene por qué. La versatilidad de los espacios junto con los usuarios potenciales de los mismos ha de ser primeramente el objetivo principal del jardín, que tiene que enfocarse y tender a proveer de soluciones a los usuarios más cercanos que son, al fin y al cabo, quienes van a hacer uso de ello. En éste sentido, me viene a la memoria el diseño de un jardín de barrio que tuve ocasión de llevar a cabo hace algunos años.

En el mismo diseño original el paso de peatones, que estaba hecho en la zona salvaje a costa de pasar por él habitualmente los viandantes del lugar, se había eliminado por una franja de césped. Todos coincidimos en que tal diseño era realmente equivocado, puesto que la implantación de la zona verde cortaría el paso a sus principales usuarios.

Se rediseñó de tal forma que el paso hecho por el trasiego diario se mantenía en el propio parque, demostrando con el paso del tiempo lo bueno de la idea, al conservar la zona verde intacta.

De no haberse hecho así, los viandantes habrían estropeado el césped. Lamentablemente, muchos de los diseños urbanos de parques y jardines actuales no tienen en cuenta una norma tan básica como esa.

Y es que, lo estético no tiene por qué estar reñido con la utilidad. Referencias: abc.net (inglés).