Las plantas de interior y las vacaciones (II)


11 En nuestro post anterior acerca del problema que significa dejar "solas"a nuestras plantas de interior en vacaciones, mencionábamos que uno de los mayores retos es sin duda el tema del riego.

Si bien existen algunas soluciones que se venden en el mercado y casas del ramo, la idea para hoy es compartir algunos métodos caseros pero bien eficaces. Encabeza la lista de propuesta el antiguo método del cordón grueso, una de cuyas extremos se sumerge en un recipiente con abundante agua (importante que llegue  al fondo del mismo) y el otro se entierra a mediana altura en la maceta.

El agua llegará a través del cordón en forma distribuida a lo largo de los días. Luego, el antiguo truco de dejarlas en la tina o bañera, con un buen regado y cubiertas con nylon o similar que mantenga un microclima húmedo. El método es  ideal si tu baño es luminoso y - por supuesto- tienes bañera; de otro modo es impracticable. Algo más sofisticado pero sumamente eficaz es inventar un sistema de goteo utilizando el mismo sistema por el que te colocan suero en un hospital.

El depósito debe estar más alto que la planta y regular el goteo al mayor intervalo de tiempo posible..