Las plantas y los perros: una relación no siempre saludable


11 He aquí algunos apuntes - de mi propia experiencia, no lo dudes- acerca de cómo armonizar nuestro amor por las plantas y  por nuestras mascotas, tratando de prevenir un caos familiar debido a estos temas.  En líneas generales lo primero que puedo decirte es que los perros son muy inteligentes y pueden ser educados en muchos aspectos. Así como aprenden a dar la pata y saben que ciertos sonidos o movimientos nuestros anuncian la hora de su comida, tú puedes entrenarlos para mitigar ciertas conductas.

No dudes en regañarle y mirarlo mal cuando hace algo que no debe.

Ellos entienden muy rápido y como te aman incondicionalmente no les gusta hacerte sentir mal.  Del mismo modo, utiliza el método premio-castigo, o sea darles sus galletas favoritas o correrlos (como si fueras a pegarles, aunque no lo hagas) con la escoba. Uno de los temas más difíciles es la costumbre de hacer pozos por todas partes. Una buena solución es ir tapándolos con piedras o ladrillos.

Llega un momento en que se desalientan, y descubren que deja de ser interesante excavar allí (entre otras cosas porque les duelen las patitas). En cuanto a la destrucción de ciertas plantas en especial (si tienes perros sabrás que a veces se "ensañan" con alguna en particular), he probado a rociar pimienta, o algún aromático fuerte de los que usamos en la cocina.

No vuelven a acercarse, créeme..