Los rosales arbustivos


11 Cuando hablamos de los rosales híbridos de té ya mencionamos algunos bosquejos sobre el cuidado de los rosales, todos ellos, poda y abonado, son también útiles para este tipo de rosales arbustivos.

Solamente, en este tipo de rosales, hay que llamar la atención sobre un aspecto muy importante: no podar en primavera los que sean de floración permanente. En contrapartida, los que son de floración única pueden limpiarse de ramas y darles formas tras la floración.

Se dice que son rosales arbustivos cuando pueden alcanzar una altura de 1 o 2 metros con una floración y follaje bastante denso. Los de floración única, silvestres, se suelen disponer en grupos, en pendientes o formando setos naturales.

Los de cultivo o los arbustos decorativos, por su parte, pueden disponerse aislados para que destaquen en el conjunto, sobre todo por su floración. Un buen ejemplo, tanto de exhuberancia en la floración como de bonito follaje mate, es la Rosa moyesii (en la segunda imagen), sus flores rojas, o blancas, florece en mayo y luego en otoño con menos fuerza.

Aunque no es muy útil dar variedades, puesto que con sólo acudir a una tienda especializada y pedir un rosal arbustivo tendréis bastante donde elegir, podríamos mencionar las estupendas rosas amarillas fuerte de Lichtkonigin lucia, o los pétalos ondulados de la Westerlan, sin desdeñar, por ejemplo, la amarilla-blanquecina, o amarillo pálido, de la Golden Wings. Más sobre la noticia: Interno.