Luz para plantas carnívoras


11 Todas las plantas carnívoras necesitan gran cantidad de luz, pero en la mayoría de los casos debe ser luz filtrada, indirecta o sol de mañana.

Los rayos más fuertes del medio día o del atardecer las pueden quemar. Las trampas de estas plantas toman colores más vivos cuanta mayor cantidad de luz reciben.

Las Dionaea se vuelven de color rojo intenso con la luz. La luz solar es la más conveniente, pero se puede utilizar luz artificial en los terrarios. Dionaea, Sarracenia, Heliamphora, Pinguicula, Cephalotus y Darlingtonia necesitan unas 5 horas de sol directo, pero entre las 8 y las 12 de la mañana.

Drosophyllum prefiere más horas aún. Nepenthes y Drosera corren el peligro de que se quemen sus trampas si reciben sol directo, mucho mejor situarlas donde los rayos les lleguen de forma insirecta.

Bajo un cañizo o una cubierta de policarbonato. .