Maderas en el Jardín (II): cómo elegir la madera de exteriores


11 Continuando con la serie propuesta hace unos días, te comento hoy sobre cómo elegir la madera que planeas utilizar en exteriores.

Está bien claro que ésta debe tener elevado nivel de resistencia al deterioro producido por factores climáticos y por el ataque de insectos, hongos y otros patógenos, pues se mojan frecuentemente y se pudren. Entonces, es importante una cuidadosa evaluación de la situación inicial, un esmerado proceso de selección del material y una proyección anticipada del mantenimiento a largo plazo.

Lo primero a considerar es que cuando la madera está a la intemperie y por ello expuesta a períodos alternos de humedad/sequía, se retrae y se dilata; como consecuencia se tuerce, se encorva, se raja y puede denotar signos de inestabilidad. Mi recomendación son las llamadas maderas duras, cuya elevada resistencia las hace inmejorables para exteriores, como por ejemplo: lapacho, algarrobo (Prosopis alba y P.nigra) y el quebracho colorado (Schinopsis balansae), aunque - por supuesto - su precio es mayor que las maderas comunes. Podrás adquirirlas en estado virgen o ya tratadas. En ambos casos, asegúrate de que se efectúen correctamente lo que comunmente conocemos con el nombre de "cura" de la madera, o sea los tratamientos para tener la certeza de que tendrán óptimas condiciones de resistencia y duración.

.