Más consejos para economizar en el jardín


11 Más consejos para economizar en el jardín.

Después de las celebraciones de Navidad y Año Nuevo -que representan muchísimos gastos extra con regalos, comidas y demás- casi siempre es necesario ajustar el presupuesto para equilibrar los excesos cometidos. Y no es raro que evitemos gastar dinero con algunas de las cosas que más placer nos proporcionan, como las labores de jardinería.

No creo que esté mal, siempre y cuando esto no represente descuidar las necesidades de nuestras plantas, más aún sabiendo que existen muchas alternativas económicas a la hora de cuidarlas. Un buen consejo es recoger la mayor cantidad de agua posible durante las lluvias: coloca varios baldes al aire libre y después envasa el agua, utilizándola en riegos posteriores. Las ventajas del riego con agua de lluvia para las plantas son muchas, además de que tanto tu bolsillo como el planeta lo agradecerán. Respetar los horarios de riego también es muy importante: los mejores momentos son durante las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde.

Así se evita que el agua se evapore más rápido, lo cual perjudica las plantas y representa un despilfarro innecesario. El compost es uno de los mejores abonos para las plantas-es riquísimo en materia orgánica y también ecológico-, y muy fácil de preparar.

Claro que hacerlo te llevará tiempo y algo de paciencia, pero el resultado compensa toda la espera. Para obtenerlo puedes utilizar un montón de cosas que hay en el jardín (como hojas caídas, césped cortado y restos de poda), más la basura orgánica que haya en tu casa. Este abono también tiene la ventaja de mantener el suelo más húmedo, lo cual también reducirá la frecuencia de los riegos y ahorrará consumo de agua. Plaguicidas caseros, ¿por qué no? Una buena receta casera para evitar la propagación de malezas es esparcir sal entre las piedras y canteros del jardín.

Sencillo y económico..