Más ejemplares para crear un rincón de aromáticas (II)


11 Por su rusticidad y sencillo cultivo y mantenimiento, las aromáticas se encuentran entre las plantas más deseadas a la hora de decorar nuestros jardines y terraza.

Ayer hablamos sobre el cebollino y el diente de león.

En esta ocasión, veremos otras especies: ALBAHACA: Es una planta anual, erecta y ramificada, con tallos angulosos y hojas entre ovaladas y elípticas, que huelen y saben a menta dulce. ? Situación: A pleno sol y protegida del viento y las heladas. Es una planta que necesita mucho calor.

De hecho, la albahaca interrumpe su crecimiento a temperaturas inferiores a 14 ºC. ? Floración: Se reproduce desde principios del verano hasta comienzos de otoño.

Las flores van del blanco al rosa pálido y aparecen en verticilos en los extremos de los tallos. ? Cuidados: Se siembra a principios de primavera. Hacia el mes de mayo se disponen las plántulas en tiestos.

Se recolectan primero las puntas de los tallos para que la planta crezca más frondosa. MENTA: Un perfume refrescante es lo que ofrece esta aromática, de follaje ovalado, alargado y puntiagudo que desprende un fuerte olor al frotarlo.

Busca menta en la naturaleza, siempre junto al agua. ? Situación: A pleno sol, aunque cuidado con las horas centrales del día en las regiones más calurosas, porque sus hojas podrían quemarse. Le viene bien cualquier sustrato. ? Floración: Pequeños ramilletes de flores sin ningún interés decorativo.

Es una planta muy apropiada para macetas o cestas colgantes. ? Cuidados: La menta coloniza rápidamente todo el espacio disponible.

Es recomendable dividirla a menudo para que conserve un buen aspecto. Si la tierra se mantiene húmeda y los riegos son regulares, el follaje será más bonito.

A finales de otoño, cuando las hojas se vuelvan feas, córtalas..