Métodos de reproducción: acodo o margullo


11 Utilizamos los acodos para reproducir o formar nuevas plantas a partir de otras ya desarrolladas.

Empiezo por decir que en realidad  muchas plantas se acodan naturalmente por sí mismas, por ejemplo las zarzas y brezos.

Seguramente has observado en estas plantas que sus extremos se arquean y enraízan en el suelo. Por definición, acodar es un método que estimula al tallo a la producción de raíces, de modo tal que se forma una nueva planta ésta se mantenga unida al tallo de la planta que podemos llamar "madre" y aún se  nutrie de ella. Una vez que se elige el tallo, le hacés un corte oblicuo hasta la mitad, más o menos a la altura de la unión de la hoja y aproximadamente a 30 cm del extremo del tallo. Humedecés la superficie del corte con hormonas de enraizamiento, lo mantenés abierto en contacto con el suelo ( si no es posible lo envolvés con tierra como se aprecia en la imagen) y sacá hacia la superficie el brote proveniente del mismo.

Este procedimiento limita el flujo de savia y favorecerá el enraizamiento. Te recominedo que elijas ramas jóvenes y flexibles y que acondiciones el suelo en el lugar del acodamiento con turba y arena en cantidad suficiente para estimular el tejido de crecimiento de la planta que ha quedado expuesto.

Verás que él solo comenzará a formar raíces. El espesor de tierra que cubre debe estar entre 2 a10 cm,  tenés que mantenerlo regado y limpio de malezas.

El tiempo que tarda cada especie en enraizar es muy variado: algunos arbustos tardan entre 3 y 12 meses y los claveles - por ejemplo, lo consiguen en  sólo 2 o 3 meses..