Multiplicación de rosales: acodo


11 Aunque posible, el acodo es uno de los métodos menos utilizados para reproducir rosales.

Es útil cuando se trata de rosales trepadores con tallos muy flexibles como puede ser el rosal Banksiae o los tipo rambler ya que en éstos suele fallar la técnica por estacas. Existen dos formas diferentes de acodo: acodo a tierra y acodo aéreo.

El primero de ellos es útil si las ramas son delgadas y flexibles, mientras que el segundo funciona mejor para ramas más robustas. En el acodo a tierra se toma una rama larga y se curva con cuidado hasta enterrarla en tierra. Previamente habremos realizado una incisión en sentido diagonal en la zona a enterrar.

En este punto es donde el rosal generará nuevas raíces. El acodo aéreo es similar al anterior pero no se entierra la rama sino que se cubre la herida con turba y plásticos que mantendremos húmedos.

Cuando hayan aparecido las raíces se corta y se planta en tierra como si se tratara de un esqueje. .