Pequeños jardineros


11 Una de las mejores maneras de inculcar en los niños el amor por la naturaleza es hacerles partícipes de los cuidados del jardín.

Se les debe enseñar desde pequeños a proteger el medio ambiente y a conocer el bienestar que proporciona su cuidado y respeto. Asigna al niño una planta para que se encargue de su cuidado.

Preparar una maceta y sembrar en ella una semilla, enséñale a que la riegue cada día y verás con qué ilusión espera el nacimiento de la plantita. Seguir juntos la evolución de la planta: tocar la tierra para comprobar que esté húmeda, cambiar a un recipiente mayor cuando sea necesario, etc. Por experiencia propia te aconsejo que pruebes a sembrar girasoles, tardan poco en germinar y crecen rápidamente.

A mi hijo de 5 años le encanta salir cada tarde al jardín y ver como crece su girasol.

De todos modos, salvo que sen tóxicas o tengan espinas con las que se pueda lastimar, cualquier planta servirá. Cuidar una planta es un juego más para el niño que a la vez desarrolla su sentido de la responsabilidad y le hace experimentar lo que es tener un ser vivo a su cargo. Más sobre la noticia: Interno .