Peral, árbol frutal de otoño


11 Podemos clasificar los árboles que nos dan sus frutos en otoño en dos grandes grupos: los que dan frutos secos y los que dan frutos carnosos.

Entre éstos últimos ubicamos justamente al árbol que comentamos hoy: el peral. Su nombre científico es Pyrus communis, y pertenece a la familia de las Rosáceas.

Puede alcanzar una altura de hasta 20 metros, pero no es de los más longevos, pues llegará como máximo a los 70 años. Se desarrollará cómodamente en zonas de clima templado y húmedo, pero si vamos a medir su resistencia en términos de temperatura, podemos decir que tolera mejor las bajas que las elevadas. De hecho, es capaz de soportar bastante bien temperaturas en el entorno de los -18 °C. No obstante es importante señalar que un aspecto en el que sí es exigente este árbol, es en el suelo: necesita tierras sanas y permeables, sin exceso ni falta de agua, por tanto, requiere óptimo drenaje.

Para multiplicar este árbol, puede hacerse de dos maneras: por semilla o por injerto..