Picudo rojo, plaga de otoño (II)


11 En nuestro primer post dedicado a ampliar conocimiento sobre esta plaga, explicábamos que sus víctimas más perjudicadas son las palmeras.

Es necesario contar con la posibilidad de reconocer tempranamente cuando una de ellas está afectada. Esto no constituye una tarea fácil.

Puede suceder que un espécimen esté severamente infectado por este insecto y no muestre en mucho tiempo un síntoma visible. Por lo tanto, previsión y más previsión, verificando sistemáticamente a las palmeras sanas es uno de los secretos. Por otra parte, sabiendo que la alimentación del insecto comienza en el interior de la palmera, es interesante evaluar la posibilidad de hacer un tratamiento preventivo de orden sistémico. Otra forma de detección es constatar que las hojas más jóvenes salen al exterior con trozos comidos, tanto del cuerpo de la hoja como del raquis.

Eso sucede porque las larvas se han alimentado desde hace tiempo y es posible que haya una infección extendida que debe tratarse de inmediato..