Plagas comunes que atacan rosales en verano: oídio


11 Esta es una de las enfermedades más frecuentes y también de las más temidas, entre otros motivos porque su presencia y consecuencias pueden prologarse todo el verano e incluso el otoño.

Es de origen fúngico (es decir causada por un hongo) que se reconoce fácilmente por la presencia de lo que parece un polvo blanco sobre las hojas. Éstas se retuercen, se debilitan, el daño se extiende a brotes e inlcuso a inhibir la floración.

Si no se toman medidas la planta finalmente muere. La medida urgente a tomar es aplicar un fungicida pulverizando todo el follaje y a la vez evitar riego por aspersión. Aplica un tratamiento ya en invierno y otro en primavera, especialmente si viene húmeda. Las plantas más vulnerables suelen ser, además de rosales, crisantemos, begonias, hibiscos, claveles y otras comunes de flor.

Nuestro huerto también puede verse atacado, vigila especialmente melones, calabazas y pepinos..