Plagas y enfermedades de las plantas de interior: El pulgón


11 Continuamos hablando sobre las plagas que afectan las plantas de interior.

En esta oportunidad hablaremos sobre el pulgón. PULGÓN Así se denominan los diferentes tipos de pulgón amarillo, rosa, negro y verde.

Una noche, pueden aparecer cientos de ellos. Tienen o no alas, depende de su madurez.

Una vez que los pulgones comienzan a multiplicarse, pueden dañar la planta muy rápidamente. Atacan los nuevos brotes clavando un tubo muy delgado en las células jóvenes y succionando el jugo de las plantas para alimentarse.

Esto hace que los brotes se vayan curvando paulatinamente hasta quedar muy dañados. Llevará varias semanas recuperarse. Los pulgones también excretan la sustancia pegajosa conocida como melaza; ésta cae a las hojas inferiores dejando un depósito azucarado.

Después de un breve período, probablemente se desarrolle un hongo negro. Un ataque leve de pulgones se puede combatir fácilmente con un poco de agua templada, o bien rociando la planta una vez por semana, en el transcurso de tres, con permetrina, piretrinas o malathion.

Quite la melaza y el hongo pasando suavemente una esponja mojada en agua templada y detergente por las hojas  .