Plantar en macetas y contenedores


11 Tengamos presente antes de comenzar que el recipiente va a ser mucho más pesado cuando lo hayamos llenado de tierra y hayamos puesto las plantas en él, de manera que si es posible hagámoslo ya en el emplazamiento que vaya a ocupar de manera definitiva.

En la base del contenedor debemos colocar una capa de piedras, grava, fragmentos de ladrillo u macetas, etc.

Algo que prevenga la pérdida de suelo arrastrado por el agua en el drenaje. Utilizaremos buena tierra, la más apropiada al tipo de planta que estemos plantando y añadiremos fertilizante (no necesario en el caso de plantas recién compradas con cepellón, las cuales ya vienen fertilizadas para unas cuantas semanas) Llenemos el contenedor con la tierra hasta donde queramos que descansen las raíces.

Extraigamos con suavidad la planta de su contenedor original y soltemos con suavidad las raíces.

Coloquémoslas sobre la tierra y llenemos el resto del contenedor hasta 1 cm. y medio del borde aproximadamente.

Reguemos abundantemente después de la plantación y cubramos, si lo consideramos conveniente, la parte de encima de la tierra con corteza de pino o musgo seco para ayudar a que la evaporación sea menor.

.