Poda de frutales


11 La poda de frutales es una actividad indispensable en este tipo de árboles porque nos garantiza una cosecha rica en frutos de muy buena calidad y mucho más sabrosos. La mejor época para realizar la poda de frutales es a fines de invierno y comienzos de primavera, justamente antes de ocurrir la nueva temporada de brotes.

Esta actividad consiste en la realización de algunos pasos, que podrás conocer a continuación. Para llevar a cabo la poda, en primer lugar hay que retirar todas las ramas que estén muertas o dañadas; luego se cortan los chupones y retoños, que son esas pequeñas formaciones similares a árboles que crecen en forma deformada en la base o hasta la altura de un metro del tronco del árbol. Una vez hecho esto, llega el momento de cortar las ramas muy bajas, las que no reciban bien el sol y todos los sobrantes, porque de esta manera podremos lograr que nuestros árboles frutales reciban mucho mejor el sol, algo fundamental para obtener buenos frutos. Los elementos que necesitarás realizar la poda de frutales son tijeras de podar bien afiladas, una sierra en el caso de tener que cortar ramas muy gruesas y una escalera fuerte y firme.

¡Manos a la obra!.