Poda del olivo


11 Poda del olivo, actividad que debe realizarse después de la primera cosecha significativa de este magnífico árbol.

A partir de entonces, año a año se debe repetir la poda, suprimiendo las ramas más débiles y aquellas que perjudiquen el buen desarrollo de la planta. ¿Cuándo se poda el olivo? El mejor momento del año para podar el árbol es antes de que comience a brotar, durante la primavera.

En España, si estás al sur, podría decirse que los meses más recomendables son enero y febrero; en zonas septentrionales, el período puede extenderse hasta abril. La poda de fructificación, que tiene por fin prolongar lo más posible el período de producción de la planta, se realiza luego de la recolección de las aceitunas. Hay que remover las ramas que hayan producido, para que den lugar a los brotes nuevos.

Además, se deben quitar los chupones verticales que crecen en la zona central del árbol y las ramas enfermas, secas y viejas. Cuando el olivo ya ha alcanzado una cierta edad, se comienza a observar una gran abundancia de madera y menor cantidad de hojas, lo cual reduce la producción de aceitunas en número y calidad.

En estos casos, se recomienda la poda de rejuvenecimiento, donde pueden reducirse el largo de las ramas a sólo un tercio, cortar toda la copa o bien realizar un recepado. ¿En qué consiste? Se trata de un procedimiento extremo, donde se corta el árbol al ras del suelo, formando una nueva planta. Tanto en este caso, que debe ser llevado a cabo por manos muy expertas, como después de los demás tipos de poda, es esencial la aplicación de algún producto fungicida a base de cobre, que protegerá nuestra preciada planta del ataque de bacterias y hongos. .