Podar el olivo


11 Existen varios tipos de poda que se puede aplicar al olivo según el fin que busquemos.

Hablaremos pues de que se puede realizar una poda de instalación, una poda de reforma, una poda de rejuvenecimiento, una poda productiva, etc. La poda de instalación es la que determinará qué forma tendrá la copa del árbol, sus ramas principales y la forma que adoptará el tronco cuando el árbol madure.

Se realiza durante los primeros años del árbol, los siguientes al transplante definitivo. La poda de reforma se aplica cuando se desea cambiar la forma de la copa o reducir su tamaño. Se cortan ramas vigorosas y se seleccionan los brotes que se desean priorizar.

Con la poda de rejuvenecimiento se recuperan olivos centenarios para su uso ornamental o para recuperar su productividad. La poda de producción tiene como finalidad hacer más productivo el árbol y se realiza una vez pasado el periodo de fuertes frios o heladas.

Se eliminan las ramas viejas para favorecer el desarrollo de aquellas que puedan producir más frutos. Se despeja de ramas el interior del árbol de manera que se permita el acceso de los rayos del sol a las ramas centrales. .